Troupe: 
un fresquísimo elixir

Troupe

Quién no ha disfrutado alguna vez de un momento Troupe? Sales cansado de trabajar, pones rumbo a casa y, de camino, pasas por delante de una vinoteca en la que se encuentran un buen puñado de amigos. Te ven, se acercan a saludarte, intercambiáis abrazos, sonrisas y chascarrillos y, cuando te das cuenta, ya te han colocado una copa de vino en la mano e intentan animarte para que te unas a ellos.

En este momento, una incansable pareja de enanitos gruñones emerge sobre tus hombros con la única intención de hacerte dudar con su acalorada discusión. Así, mientras uno se empeña en recordarte que al día siguiente también toca madrugar, el otro procura que no hagas caso a nada de lo que te dice su compañero. El tono va subiendo hasta que, cuando te ves atrapado en medio de la algarabía, sucede lo inevitable: los mandas a los dos a paseo, pruebas tu copa de vino y, decididamente, te unes a tu troupe para disfrutar de uno de esos momentos verdaderamente libres, casuales y desenfadados que, con su inesperada irrupción, proporcionan las curvas que animan el día a día.

Y la mañana siguiente a un momento troupe? Pues sí: probablemente te levantes un pelín cansado y deseando haber dormido unos minutitos más, pero también feliz y pensando aquello que decía el tango: ¡que me quiten lo bailao!